Blog

Educación y Concienciación

¿Y si las preguntas fueran la respuesta?

 

Querido lector,

 

Como consejero y profesor, sé el valor y la importancia de preguntarle al el tipo de preguntas adecuadas. En esencia, ser intencional tiene valor. Las preguntas que nos hacemos, a menudo, guían nuestro enfoque, el pensamiento crítico y solución de problemas.

 

He aprendido que durante los tiempos difíciles, tenemos una inclinación a cambiar a modo de supervivenciaque suele ser apropiado y adaptable según las circunstancias e incluso las experiencias pasadas. Esta lente de supervivencia puede influir en nuestra perspectiva y mentalidad.

 

Es importante tener en cuenta que si hemos experimentado cualquier forma de trauma, entonces hay capas adicionales que deben ser considerados además de cambiar nuestra mentalidad. De hecho, algunas de esas capas incluyen la sensación seguro...tipo de... sistema de apoyo...y... recursosentre muchos otros.

 

Mi intención es invitar a una posible forma de reencuadrar algunos de nuestros diálogo interno... a pesar de la adversidad. El propósito de esto es ayudarnos a cambiar nuestra perspectiva y ver las cosas de una manera que puede ser más útil que inútil.

 

Pasamos mucho tiempo en nuestra mente. Por lo tanto, lo que nos preguntamos importa. Muchas veces, podemos preguntarnos, "¿Qué he hecho mal? ¿Pueden empeorar las cosas? ¿Por qué yo?" Por lo tanto, esto comienza a dar forma a nuestro diálogo interior mientras nuestra mente intenta encontrar las respuestas. Podemos encontrar respuestas dentro de nuestra mente que son Negativo, desempoderamiento...o... desalentadoras.

 

Michael Beckwith explica que, "Durante los tiempos difíciles, a menudo nos hacemos preguntas que nos desempoderan en lugar de preguntas que nos dan poder". Esto es a menudo cierto y el caso. En realidad es difícil incluso considerar una solución o posibilidad más poderosa. Hay una razón para ello.

 

Mientras asistía al nivel 1 de entrenamiento de Theraplay, nuestro instructor explicó, "cuando el trauma ocurre lo primero que se va es la alegría". Esto es importante porque replantea cómo las dificultades y las adversidades pueden afectar nuestra capacidad de estar presentes y sentirnos seguros, lo cual es esencial para sentir alegría. 

 

De hecho, es tentador y muy común enfocarse en todo lo que va mal, errores, fallos o contratiempos. Por lo tanto, haciendo muy difícil "pensar o mantenerse positivo".

 

Si nuestras preguntas pueden guiar nuestro enfoque y atención, ¿qué tal si nos hacemos preguntas que tengan un dosis de potenciación?

 

¿Y si pudiéramos ser nosotros mismos, aunque sólo sea una pregunta, que pudiera ayudar a reformular o cambiar nuestro paradigma?

 

Los antídotos en tiempos de estrés son la curiosidad y la esperanza. Así, cuando replanteamos las preguntas, buscamos las posibilidades y oportunidades más generosas. Esto significa que hacemos preguntas que se basan más en la fuerza que en el déficit. A continuación encontrará algunos ejemplos de preguntas.

 

Aquí hay algunas preguntas que podemos empezar a practicar hoy:

  • ¿Qué está pasando dentro de mí?
  • ¿Qué necesito?
  • ¿Qué pide mi cuerpo?
  • ¿Qué es lo que funciona bien?
  • ¿Por qué estoy agradecido?
  • ¿Y si las cosas pudieran ser más fáciles de lo que parecen?
  • ¿Cómo puedo transformar mi dolor?
  • ¿Qué intenta enseñarme la vida con esto? ¿Cómo puedo aprender y crecer a partir de esto?
  • ¿Y si soy mejor de lo que creo?
  • ¿Y si esto fuera lo mejor que me podría haber pasado?

Tal vez ninguna de estas preguntas importa por el momento o son apropiadas. Puede reformular las preguntas de una manera más adecuada a las circunstancias actuales.

 

Concluiré con una última consideración, si nuestro cerebro es lo suficientemente poderoso como para pensar en nosotros mismos y resulta negativo, qué pasaría si pudiéramos usar ese mismo sistema para algo que es una onza más útil y más a nuestro favor.

 

Espero que considere los cambios que podrían ocurrir al replantear las preguntas que nos hacemos.

 

Que encuentres las respuestas que tu corazón anhela. 

 

Con calidez y amabilidad,

Jazmine

 

Referencias

A., V. D. (2015). El cuerpo lleva la cuenta: El cerebro, la mente y el cuerpo en la curación del trauma. Nueva York (Nueva York): Penguin Books.

Nivel Uno Theraplay @ Marshack Interaction Method de entrenamiento. (2019)

Jazmine Silva, MS, LPC, RPT
Últimas entradas de Jazmine Silva, MS, LPC, RPT (ver todo)
Los comentarios de este post están cerrados.

La Magia del Amor Interior

  En esta escritura, los invito a buscar en sí mismos la magia, y no la magia en la que se puede sacar un conejo de un ...

La Tiranía de Las Emociones

  Como seres humanos somos sujetos a emociones, de hecho, nuestro cerebro se divide en tres, la primera fase de ...

La conexión entre la barriga y el cerebro

¿Qué es lo que más molesta a la hora de pensar en el estómago? ¿Es que los médicos dicen que ...