Categoría: Depresión

La Tiranía de Las Emociones

 

Como seres humanos somos sujetos a emociones, de hecho, nuestro cerebro se divide en tres, la primera fase de este es su parte primitiva, que se le llama cerebro reptilianoDebido a que lo compartimos con los reptiles, esta parte del cerebro funciona preparándonos para el ataque o la huida, esta es carente de emociones, entendemos entonces que el cuento de Peter Pan es sólo una fantasía, porque los reptiles, en ese caso, el cocodrilo no podría odiar al Capitán Garfio. Entonces, esta región del cerebro es totalmente carente de emociones.

 

La segunda estructura del cerebro es lo que denominamos el cerebro límbico o emocional, que participa en la función de la memoria, el control de las emociones, las motivaciones, diversos aspectos de la conducta, el aprendizaje, de hecho en la supervivencia.  Su anatomía incluye el fondo de saco, el hipocampo, la circunvolución cingulada, la amígdala, la circunvolución del hipocampo y partes del tálamo.

 

La tercera estructura es lo que denominamos el neocórtexEl cerebro, que representa lo que llamamos popularmente la materia gris, es una concentración enorme de neuronas y en donde se procesa principalmente la inteligencia, teniendo una acción muy especial el lóbulo frontal.

 

Es importante aclarar que la división que he hecho de las diversas estructuras del cerebro es sólo teórica, porque en la práctica existe una interrelación muy estrecha entre ellas, por lo que una sin las otras no podría funcionar.

 

Pero vamos a concentrarnos en las emociones, nosotros los seres humanos procesamos las emociones como amor, miedo, ansiedad, tristeza, euforia, alegría, rabia, enojo y otras más, esto es por supuesto muy humano, completamente normal, pero ¿Qué ocurre cuando estas emociones se desbordan y se vuelven incontrolables? Entonces es cuando nos sentimos perdidos, nos desconectamos del mundo.

 

¿Cuántas veces hemos tenido la sensación de perder el control a consecuencia de cualquiera de las emociones mencionadas? Parece sencillo, de hecho, muchas personas a nuestro alrededor rápidamente nos aconsejan: Ya, tranquilo, domínate, no pasa nada, no exageres, Etc.

 

¿Pero de verdad es tan sencillo recuperar otra vez el control? Si respondemos sinceramente esta pregunta la respuesta, por supuesto, es no.

 

¿Qué es lo que nos lleva a perder el control?

 

Lo primero es la producción de una serie de mediadores químicos que produce nuestro cerebro, lo que genera un disparo emocional fuera de control, se producen mensajes a través de diversas vías neuronales, sin dirección. Nuestra frecuencia cerebral predominante se ve alterada. Es el momento en que debemos pensar en solicitar ayuda profesional, que nos pueda devolver la calma, la cual debe ser proporcionada por una persona calificada, preparada para poder entender y ayudar en el manejo de las emociones.

 

En este proceso juega un papel muy importante nuestra mente inconsciente, que es donde se almacena la información de toda nuestra vida, la que almacena toda la información recibida incluso desde el periodo fetal, con la característica de que nuestra mente inconsciente no juzga, no califica, no comprende el humor, simplemente almacén de información y esta información nos genera emociones que no alcanzamos a comprender y que obviamente impactan nuestra vida, lo cual explica el título de este escrito.

 

¿Qué pasa cuando sólo sentimos, pero no comprendemos el por qué?

 

Se generan emociones como la ansiedad, la tristeza, el miedo, etc. Y recurrimos a diversas instancias, como platicar con un amigo, con un médico, con un ministro religioso, cuando el profesional calificado sería un consejero, un psicólogo o un hipnólogo, quien nos ayudará a entender el origen de dichas emociones y a través de su guía poder controlar sus manifestaciones.

 

Si quieres más información sobre la hipnosis, no dude en llame a nuestra oficina (915) 209- 1234.

 

Sinceramente,

Guillermo Castañeda, Hipnotista Profesional

La conexión entre la barriga y el cerebro

¿Qué es lo que más molesta a la hora de pensar en el estómago?

        ¿Son los médicos los que le dicen que tiene sobrepeso? ¿O los miembros de la familia que comentan su peso, lo que a su vez le hace sentirse mal con usted mismo? ¿O es que no te sientes bien con tu aspecto? ¿Cómo te hace sentir esto? ¿Cómo cambia esto su apetito? ¿Y su salud en general?

Es común luchar a lo largo de los años hasta un punto en el que no queremos ni oír la palabra "estómago" 'barriga' o incluso mirarla. Puede que este haya sido tu caso o quizás no. Sin embargo, nuestro estómago es una parte importante de nosotros.

Bueno, ¿qué pensarías si te dijera que tu ¿el estómago está unido a tu cerebro y afecta a tu estado de ánimo? Para algunos de nosotros, puede ser preocupante escuchar esto, ya que puede influir en la forma en que lo tratamos.

Leer más…

Cinco señales que te dicen que es hora de ver a un terapeuta

Como un profesional de la salud mental que ha estado en el campo por un tiempo, ha sido interesante observar por qué y cómo la gente termina en mi oficina buscando orientación. La siguiente es una lista de indicadores que pueden estar indicándole que podría ser el momento de buscar apoyo de un profesional de la salud mental.

  1. Tus seres queridos se están dando cuenta de que eres diferente. A veces, no somos capaces de mirarnos objetivamente... es decir, no podemos ver claramente cómo nos comportamos a veces. Es como cuando te miras en un espejo y sólo ves ciertos defectos o manchas en tu cara o cuerpo pero no puedes ver todo el cuadro. Aquellos que nos rodean, específicamente nuestros seres queridos, tienen una perspectiva especial de nosotros mismos y pueden ver diferentes aspectos de nosotros mismos que nosotros no somos capaces de ver. Si los seres queridos, las personas que nos ven todos los días o las personas que interactúan con nosotros a menudo observan comportamientos inusuales o "no típicos" y los señalan, pueden ser señales que indican que necesitamos ayuda adicional de un terapeuta. Es posible que le digan que están preocupados por cosas como el abuso de sustancias, la irritabilidad, los cambios de humor, el aislamiento o las rutinas diarias.
  2. Sientes una sensación de incomodidad emocional que ha durado más de 2 semanas. Has llegado hasta aquí en la vida con todo lo que tienes, pero a veces, la vida puede volverse desalentadora o inmanejable. Si sientes alguna apatía, tristeza, nerviosismo, preocupación o incertidumbre que ha sido inmanejable o si notas cambios de comportamiento como no querer entablar relaciones, devolverle el golpe a los demás, sentir que no quieres hacer nada, no encontrar placer en viejos pasatiempos o cambios en tu apetito, puede que sea el momento de mirarte más de cerca. Cuando estas "señales" aparecen durante más de dos semanas, puede ser el momento de Leer más…

La Magia del Amor Interior

  En esta escritura, los invito a buscar en sí mismos la magia, y no la magia en la que se puede sacar un conejo de un ...

La Tiranía de Las Emociones

  Como seres humanos somos sujetos a emociones, de hecho, nuestro cerebro se divide en tres, la primera fase de ...

La conexión entre la barriga y el cerebro

¿Qué es lo que más molesta a la hora de pensar en el estómago? ¿Es que los médicos dicen que ...