Categoría: <span>Estrés</span>

Cuando el cuidador necesita cuidados internos

Querido lector,

 Como proveedor, he llegado a comprender la importancia de proporcionar cuidados a los demás. En muchos ámbitos de la vida, todos nos dedicamos a proporcionar cuidados de una forma u otra.

Cuidar es una práctica benévola y altruista.  El cuidado puede abarcar desde la atención a niños y adultos, hasta la ayuda para satisfacer las necesidades de otros o la prestación de apoyo.

Los cuidados tienen muchas formas, variaciones y niveles de profundidad. Algunas personas necesitan más apoyo y otras menos. Cada individuo y cada situación son únicos en cuanto a sus circunstancias y necesidades. En algunos casos, hay temporadas en las que los individuos pueden necesitar más o menos de nosotros.

Normalmente, cuando se indaga sobre los motivos por los que los cuidadores realizan esta práctica, se deriva de valores como amabilidad, a profundo sentido de la contribucióny un deseo de ayudar a los demás.

Sin embargo, ¿qué ocurre cuando el papel de cuidador se convierte en algo que lo absorbe todo o lo abarca todo?

En algunos casos, el cuidador puede funcionar en exceso, trabajar en exceso, dar de más y hacer daño. 

El Dr. Gabor Maté señala elocuentemente en una conferencia cómo los cuidadores son honrados en los obituarios por su abnegación, por estar siempre ahí para los demás y ponerse en último lugar, y por trabajar hasta el último minuto de su muerte. En su conferencia, advierte al público de cómo estas personas necesitaban recibir cuidados cuando recibían un diagnóstico fatal y seguían desempeñando sus funciones de cuidadores a costa de su salud, y dando prioridad a los demás cuando ellos mismos necesitaban apoyo.

Esta es una observación sombría y aleccionadora del espectro de los cuidados. En un extremo, puede tener un función positiva y adaptativaPor otro lado, puede tener consecuencias negativas y desadaptativas.

Revela el coste y las repercusiones que puede tener el hecho de cuidar a los demás cuando se sobredimensiona, se da demasiado y no se toma el tiempo necesario para descansar o recuperarse. El mensaje del Dr. Maté destaca la importancia de cuidar de uno mismo.

Ahora bien, si usted desempeña un papel en el que proporciona cuidados a otra persona, los siguientes elementos son señales de que podría necesitar dar prioridad a su propio autocuidado:

  1. Resentimiento

Si te encuentras resentido con los que reciben tus cuidados, puede ser una señal de que probablemente estés dando de más o funcionando de más. El resentimiento es una emoción importante que indica al cuerpo que necesitamos algo. En algunos casos, tanto la mente como el cuerpo pueden necesitar alimento físico o emocional, cuidados y descanso.

Una forma de abordar el resentimiento es reconocer y comprender que somos seres humanos emocionales que tienen necesidades. Por supuesto, esto comienza con el autoconocimiento y la escucha de nosotros mismos. Nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro corazón nos hablan todo el tiempo. Una vez que se reconoce una necesidad, se pueden establecer límites y expresar las necesidades.

  1. Enfermedades y dolencias

Esto ocurre cuando un médico de cabecera o un proveedor ha señalado la importancia de tomarse un tiempo libre, de cuidarse o de reducir el estrés. Esto puede significar que el cuerpo necesita tiempo para recuperarse o descansar. Existe una fuerte correlación entre la inflamación, el estrés y las enfermedades crónicas. En algunos casos, el estrés puede exacerbar los síntomas de la enfermedad.

Una forma de abordar esto es pidiendo ayuda. Como se ha mencionado anteriormente, empieza por reconocer lo que necesitamos. Cuando esto ocurre, es posible que reconozcamos que necesitamos ayuda y eso está bien: somos humanos. Esto puede significar que algunas tareas o proyectos deben delegarse adecuadamente, revisarse o eliminarse por completo.

  1. Responsabilidad equivocada

Esto ocurre normalmente cuando sentimos un profundo sentido de responsabilidad por los demás. Es cierto que hay situaciones reales y válidas en las que somos responsables del bienestar de los demás, como la crianza de los hijos o las funciones de liderazgo. Sin embargo, la responsabilidad equivocada se produce cuando nos sentimos responsables de cosas que realmente están fuera de nuestro control. Esto puede llevarnos a sentirnos agotados, desanimados y heridos.

Una forma de abordar esto es aceptando tanto lo que está dentro como lo que está fuera de nuestro control. La aceptación es un antídoto contra las cosas que no están bajo nuestro control. Esto no significa que nos demos por vencidos; sin embargo, puede significar que podemos redirigir nuestros esfuerzos de forma más adaptativa o útil.

  1. Expectativas insaciables

No importa lo que hagamos, parece que no es suficiente. Como seres humanos tenemos un potencial para hacer cosas extraordinarias; sin embargo, si no somos conscientes de ello, podemos llevar a las personas a rendir demasiado o a trabajar en exceso. Como se mencionó antes, esto puede deberse a una responsabilidad errónea sobre nosotros mismos, como si las cosas estuvieran realmente fuera de nuestro control. Esto puede llevarnos a limitar nuestra capacidad de estar presentes y disfrutar del proceso.

Una forma de abordarlo es estableciendo expectativas realistas y alcanzables. Para ello, podemos empezar por priorizar y aclarar lo que es verdaderamente importante para nosotros. Lo ideal sería que nuestras expectativas dejaran de centrarse en los resultados y se centraran en la calidad del proceso. En otras palabras, disfrutar del viaje.

  1. Identificación excesiva con el papel de cuidador

Esto puede ocurrir cuando confundimos nuestra identidad con el papel de cuidador. El yo está formado por diferentes partes, valores y experiencias vitales. Sin embargo, en algunos casos, ya sea por experiencias infantiles adversas o por experiencias de aprendizaje social, podemos olvidar quiénes somos. De ahí que podamos confundir el papel de cuidador como una forma de identidad. Muy razonablemente, puede ser una parte muy importante de lo que somos, sin embargo, la invitación es a tener en cuenta que aún así, no es todo lo que somos.

Una forma de replantear esto es hacer espacio para otras partes. Esto requiere ser conscientes de nosotros mismos: dar cabida tanto a la parte cuidadora de nosotros mismos como a otras partes. Por lo tanto, esto puede empezar por explorar todas nuestras partes, como nuestros puntos fuertes, nuestras raíces, nuestros valores y necesidades. Hay más cosas en nosotros que el papel de cuidador.

Para terminar, cuidar a alguien es una experiencia hermosa y gratificante. Sin embargo, el cuidador también necesita amor. Mi intención es invitar a la parte del cuidador que hay en ti a que deje espacio para el cuidado interior. Como dijo una vez Maya Angelou, "El amor libera", no confina. Cuidar es un acto de amor que libera al ser para expresar y recibir amor. En esencia, mi esperanza para ti es vivir la vida que tu corazón anhela.

Con calidez y amabilidad,

Jazmine

Referencias

A., V. D. (2015). El cuerpo lleva la cuenta: El cerebro, la mente y el cuerpo en la curación del trauma. Nueva York (Nueva York): Penguin Books.

Martínez, M. E. (2016). El código mente-cuerpo: cómo cambiar las creencias que limitan su salud, longevidad y éxito. Suena a verdad.

SCSASmithers. (2013, 6 de marzo). Cuando el cuerpo dice no - cuidar de nosotros mismos mientras cuidamos de los demás. dr. Gabor Maté. YouTube. Recuperado el 11 de agosto de 2022, de https://www.youtube.com/watch?v=c6IL8WVyMMs&t=2309s

La conexión entre la barriga y el cerebro

¿Qué es lo que más molesta a la hora de pensar en el estómago?

        ¿Son los médicos los que le dicen que tiene sobrepeso? ¿O los miembros de la familia que comentan su peso, lo que a su vez le hace sentirse mal con usted mismo? ¿O es que no te sientes bien con tu aspecto? ¿Cómo te hace sentir esto? ¿Cómo cambia esto su apetito? ¿Y su salud en general?

Es común luchar a lo largo de los años hasta un punto en el que no queremos ni oír la palabra "estómago" 'barriga' o incluso mirarla. Puede que este haya sido tu caso o quizás no. Sin embargo, nuestro estómago es una parte importante de nosotros.

Bueno, ¿qué pensarías si te dijera que tu ¿el estómago está unido a tu cerebro y afecta a tu estado de ánimo? Para algunos de nosotros, puede ser preocupante escuchar esto, ya que puede influir en la forma en que lo tratamos.

Leer más…

Cinco señales que te dicen que es hora de ver a un terapeuta

Como un profesional de la salud mental que ha estado en el campo por un tiempo, ha sido interesante observar por qué y cómo la gente termina en mi oficina buscando orientación. La siguiente es una lista de indicadores que pueden estar indicándole que podría ser el momento de buscar apoyo de un profesional de la salud mental.

  1. Tus seres queridos se están dando cuenta de que eres diferente. A veces, no somos capaces de mirarnos objetivamente... es decir, no podemos ver claramente cómo nos comportamos a veces. Es como cuando te miras en un espejo y sólo ves ciertos defectos o manchas en tu cara o cuerpo pero no puedes ver todo el cuadro. Aquellos que nos rodean, específicamente nuestros seres queridos, tienen una perspectiva especial de nosotros mismos y pueden ver diferentes aspectos de nosotros mismos que nosotros no somos capaces de ver. Si los seres queridos, las personas que nos ven todos los días o las personas que interactúan con nosotros a menudo observan comportamientos inusuales o "no típicos" y los señalan, pueden ser señales que indican que necesitamos ayuda adicional de un terapeuta. Es posible que le digan que están preocupados por cosas como el abuso de sustancias, la irritabilidad, los cambios de humor, el aislamiento o las rutinas diarias.
  2. Sientes una sensación de incomodidad emocional que ha durado más de 2 semanas. Has llegado hasta aquí en la vida con todo lo que tienes, pero a veces, la vida puede volverse desalentadora o inmanejable. Si sientes alguna apatía, tristeza, nerviosismo, preocupación o incertidumbre que ha sido inmanejable o si notas cambios de comportamiento como no querer entablar relaciones, devolverle el golpe a los demás, sentir que no quieres hacer nada, no encontrar placer en viejos pasatiempos o cambios en tu apetito, puede que sea el momento de mirarte más de cerca. Cuando estas "señales" aparecen durante más de dos semanas, puede ser el momento de Leer más…

Etapas del cambio en la terapia: cómo la comprensión de nosotros mismos nos ayuda a progresar

Cuando los clientes vienen por primera vez a terapia, a menudo se preguntan: "¿Qué quiero ganar con esto? ¿Cómo puedo obtener ayuda si no...?

Cuando el cuidador necesita cuidados internos

Estimado lector: Como proveedor, he llegado a comprender la importancia de prestar atención a los demás. En muchos ámbitos de la vida, ...

La Hipnosis en las Fobias

  Las fobias son conocidas como miedos "exagerados" que pueden (y a menudo ocurre) incapacitar a quien la sufre, ...